La extradición del empresario colombiano se hizo ayer efectiva, tras más de un año de periplo judicial cuando Alex Saab abandonó Cabo Verde en un avión rumbo a Estados Unidos, que lo reclamaba por supuesto blanqueo de dinero

La defensa del empresario colombiano Alex Saab, presunto testaferro del mandatario Nicolás Maduro, que fue extraditado por Cabo Verde a Estados Unidos esta sábado, consideró este domingo 17 de octubre “ilegal” la decisión del país africano, que no fue notificada a los letrados antes de ser ejecutada.

“Esta acción se realizó sin que se hubiera dado una notificación previa a ningún miembro del equipo de defensa, que tampoco contaba con la documentación o resolución relevante al respecto”, denunció la defensa de Saab en un comunicado.

Según revelaron fuentes del Gobierno caboverdiano a Efe, la extradición del empresario colombiano se hizo ayer efectiva tras más de un año de periplo judicial cuando Saab abandonó Cabo Verde en un avión rumbo a Estados Unidos, que lo reclamaba por supuesto blanqueo de dinero.

El Tribunal Constitucional (TC) del país consideró constitucional la extradición el pasado 7 de septiembre -dando la razón a dos instancias inferiores, el Tribunal de Apelaciones de Barlavento y el Tribunal Supremo, además de al propio Gobierno caboverdiano- una decisión contra la que la defensa presentó una solicitud de nulidad que el tribunal rechazó el día 13 de octubre, aseguran los letrados.

Al día siguiente, el jueves 14 de octubre, el TC envió a la Fiscalía General la orden judicial definitiva para que la extradición se hiciera efectiva.

Pero la defensa de Saab alega que, según la ley caboverdiana, esta decisión el TC no se convertía en inapelable hasta “cinco días laborales después tras la fecha de su dictado”, un periodo durante el cual podría estar sujeta a recursos.

Los letrados del empresario también presentaron el pasado 12 de octubre, una solicitud ante el Tribunal de Apelaciones de Barlavento, en la isla septentrional de San Vicente, para que revisara y archivara la causa de su extradición.

Los letrados alegaban una violación del principio “ne bis in idem”, que estipula que nadie puede ser juzgado más de una vez por el mismo delito, después de que la Fiscalía de Ginebra concluyera tras una investigación de tres años, que no existían pruebas para apoyar las acusaciones de blanqueo de dinero contra Saab.

En el comunicado difundido este domingo, la defensa alega que el Tribunal de Apelaciones de Barlovento no había dictado aún sentencia para esta petición.

“La entrega de Alex Saab a EEUU en fecha anterior a la decisión final e inapelable de concesión de la extradición, sin que el caso haya sido trasladado a un tribunal de primera instancia para la decisión de los asuntos pendientes (…) constituye una flagrante ilegalidad y desacato a las normas del derecho internacional”, reza el comunicado de los letrados.