Precisó que daños al motor y los anillos también pudieran presentarse en un automóvil que habría sido surtido con gasolina de deficiente calidad

La llegada del combustible iraní trajo consigo quejas por parte de algunos ciudadanos que han presentado carros accidentados, pistoneo, eyectores obstruidos,humaredas por sus tubos de escape y hasta incendios.

En tal sentido, algunas personas señalan que el hidrocarburo importado es de mala calidad, otros solo atribuyen los inconvenientes al octanaje, pero hasta ahora no hay un estudio ni datos oficiales que confirmen o desestimen estas teorías.

Sin embargo, el experto en petróleo, José Toro Hardy, indicó que “no hay pruebas concretas de que la gasolina ha causado daños en los carros” (más que las publicadas en redes sociales). Señaló no estar seguro del tipo de gasolina que se importó desde Irán, y aclaró que para saber las verdaderas características del combustible habría que hacer un análisis químico de ese producto y hasta ahora no se ha hecho.

Toro Hardy refiere a fuentes extraoficiales para seguir la tesis de que probablemente al país llegó gasolina de alto octanaje, que es posible que con ella se haya rendido gasolina “cruda” que estaba almacenada en algunas de las refinerías del país.

“No creo que la gasolina que trajeron de Irán es de mala calidad. Yo lo que sí creo es que la mezclaron con gasolina cruda que no se había procesado por falta de aditivos. Quizá hicieron una mezcla no adecuada. Esta pudiera ser una de las razones por las que la gasolina no pudiera ser de la misma calidad, pero todo es hipotético”, aclaró.