Cualquier muerte por COVID-19 que se produzca a partir de este momento es responsabilidad de Nicolás Maduro, acusó este lunes 29 de junio el médico y diputado José Manuel Olivares.

El parlamentario, en rueda de prensa vía Zoom, afirmó que en realidad han muerto 116 venezolanos por la epidemia, y no los 44 que dice Maduro.

Denunció que se perdieron 500 pruebas PCR del estado Zulia.

“Vamos camino a tener la tasa más alta de mortalidad de personal de salud en la región”, lamentó.

Los trabajadores de la salud Samuel Viloria, Jorge Leal, Adán Muñoz, Keyla Malaya, Zaida, Solangel Escandela y Carlos Castillo perdieron la vida “por no tener un tapabocas”, por no tener guantes, por tener con que examinar un paciente con COVID-19 “sin las medidas básicas de protección”.

“El COVID-19 no se puede resolver con plomo ni con cárcel”, aseveró.

En 10 días no se han contado oficialmente 28 fallecidos en el Hospital Universitario de Maracaibo, a los que se suman 44 venezolanos fallecidos en otros estados. La mortalidad real por COVID-19 es de 2,18%, estimó.

En total son 116 fallecidos “que hemos podido constatar a escala nacional”, y posiblemente hay muchos más.

Si no se dice la verdad, es imposible tomar medidas, alertó.

En el Hospital de Maracaibo solo hay nueve ventiladores, de los cuales tres están ocupados.