El consejero universitario de la UCV indicó que se debe canalizar por qué se incluye en esta decisión a la comunidad universitaria y a los obreros

El consejero Universitario de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Jesús Mendoza, denunció que la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que ordena realizar elecciones en la casa de estudios no cumple con los parámetros necesarios.

La sentencia de la Sala Electoral indica que los comicios deben celebrarse en un plazo no mayor a los seis meses, pero “el detalle de esto es que hay que canalizar por qué (…) se incluye a la comunidad universitaria y a los obreros”, cuestionó el consejero universitario de la UCV en entrevista en Unión Radio.

Mendoza explicó que el voto profesoral siempre ha tenido mayor preponderancia que el voto estudiantil, pero con la sentencia se exige “que se hagan unas elecciones poniendo el voto uno por uno, sin dialogar, sin hablar con la universidad”; a su juicio, esto es una violación de la autonomía universitaria.

El consejero universitario condenó que todas las sentencias del TSJ sobre la UCV siempre son en vacaciones; sin embargo, las autoridades y la comunidad estudiantil se reunirán para analizar la sentencia y evaluar las acciones a tomar.

Enfatizó que no se debe ir a elecciones “solo por ir a elecciones y ya” sin tener condiciones. Asimismo, afirmó que las autoridades y la comunidad estudiantes están dispuestos a contarse y a vivir un proceso democrático pero “con las condiciones actas y justas“.

Lea también: Tribunal Supremo de Justicia ordena convocar elecciones a universidades

El profesor Jose Alberto Olivar, representante profesoral ante el Consejo Directivo de la Universidad Simón Bolívar, indicó que la sentencia del TSJ es un “adefesio jurídico tal como lo fueron en su momento las sentencias 155 y 156 de finales de marzo de 2017 que consumaron un pérfido golpe de Estado”.

“Tal sentencia emitida en pleno receso vacacional, aunado al incremento de la diáspora del personal y estudiantes, junto al estrangulamiento salarial y presupuestario del sector universitario, es parte de una gran emboscada que el régimen diseñó para extirpar de manera definitiva a uno de los bastiones que mas le ha hecho frente a su proyecto totalitario”, dijo Olivar según reseñó La Patilla.

A su juicio, “la idea es atomizar las fuerzas que hacen vida en las universidades, colocándolas en la disyuntiva de reconocer o no el mandato judicial e ir a unas elecciones diseñadas para favorecer a los operadores oficiosos y colaboracionistas que siempre han estado dispuestos a poner de rodillas a la Universidad libre y democrática”.

Olivar afirma que el Gobierno nacional busca dividir al sector universitario y ocupar posiciones que “hasta ahora a la tiranía le había sido esquiva”.