El Estado venezolano tiene 20 días, contados a partir del 21 de agosto, para informar las acciones que ha tomado

El 21 de agosto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares a 13 servicios del Hospital de Niños J.M. de los Ríos; cardiología hematología neumonología, medicina II y III, anatomía patológica, centro de lactancia, consulta externa y triaje, neurocirugía, pediatría integral, nutrición y medicina del adolescente.

Una de las organizaciones que solicitó las medidas es Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap), la cual estima que la medida de la CIDH ampara a mil niños e insiste en que debe ser acatada “a los fines de darle respuesta a los pacientes y sus familias”.

Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap, explicó este lunes 26 de agosto, que estas medidas apuntan “a establecer un conjunto de obligaciones al Estado venezolano, ” con respecto a la atención que reciben los pacientes de estos servicios en el J.M. de los Ríos, con el fin de que se tomen las medidas necesarias que “garanticen la vida y la salud de los niños”. Es decir, “que se les garanticen tratamientos, equipos, insumos, medicamentos y suplementos nutricionales”, además de solicitar que se cumpla con las “condiciones de salubridad y seguridad” necesarias,indicó.

Otro aspecto que incluye la medida es que cualquier acción que tome el Estado debe contar con el consenso y la participación de las familias relacionadas con el hospital.

El abogado detalló que el Estado venezolano tiene un lapso de 20 días otorgado por la CIDH, para que informe sobre las acciones que han tomado a los fines de dar cumplimientos a esta nueva medida cautelar.

Trapani recordó que, desde octubre del año 2018, Cecodap y la organización Prepara Familia, con el apoyo de las madres de los pacientes del J.M. de los Ríos, hicieron la solicitud de ampliación de las medidas cautelares que fueron otorgadas al servicio de nefrologíael 21 de febrero de 2018.

Para Trapani esta nueva medida cautelar otorgada por la CIDH “ratifica las condiciones de gravedad y urgencia en que se encuentran los niños del Hospital J.M. de los Ríos”, el centro de salud pediátrica más importante del país.

Afirmó que han identificado dificultades en el acceso a medicamentos y antibióticos, así como la falta de tomógrafo, resonador, acelerador lineal y una ambulancia. Que existen dificultades en la infraestructura, en el acceso a agua potable y la electricidad que se han incrementado por los apagones de meses recientes.

Trapani resaltó que esta nueva medida de protección internacional abarca también servicios de atención del hospital, como medicina para adolescentes, además de servicios que atienden a pacientes con enfermedades crónicas.

“Esta es una medida que es el punto de inicio de un proceso para poder exigir, denunciar y visibilizar las condiciones en las que se encuentran los pacientes del J.M. de los Ríos y para que adopten las medidas necesarias que garanticen la salud y la vida de los pacientes”, añadió.

Cecodap exige que el Estado realice la inversión necesaria y asigne el presupuesto requerido con el fin de implementar un plan especial para el hospital, además de que se reactive el comité de compra del centro médico y que las familias cuenten con espacios de participación donde puedan denunciar sin miedo a represalias.