El dirigente condenó la decisión del tribunal de Caracas y afirmó que en Venezuela “no existe la voluntad en las instituciones estatales para otorgarle justicia a las víctimas”

El diputado electo en 2015 y dirigente de la oposición, Carlos Valero, aseguró que en Venezuela no hay justicia para las víctimas de violación de derechos humanos, tras la decisión del Tribunal 15° de juicio del Área Metropolitana de Caracas que absolvió a Arli Cleiewi Méndez Terán quien asesinó a David Vallenilla durante las protestas de 2017 frente a la Base Aérea de La Carlota.

“Noticias como estas comprueban lo denunciado por organismos internacionales en diferentes instancias”, dijo a través de su cuenta Twitter.

En ese sentido condenó la decisión del tribunal de Caracas y afirmó que en Venezuela “no existe la voluntad en las instituciones estatales para otorgarle justicia a las víctimas”.

Por su parte María Alejandra Poleo, abogada en el caso, indicó a Efe que la decisión sobre el asesinato de Vallenilla, en julio de 2017, cuando un uniformado le disparó a quemarropa durante una protesta frente a una base aérea de Caracas, “confirma que en Venezuela no hay justicia”.

“A la víspera del pronunciamiento sobre el examen preliminar del caso Venezuela I, esta decisión de absolver al asesino de David Vallenilla es una brutalidad que deja en evidencia la necesidad de una justicia complementaria”, dijo la abogada en Twitter.

Además, relató a Efe que el caso de Vallenilla, reseñado también en el informe de la Comisión de Determinación de hechos sobre Venezuela de la ONU, ha sufrido retardo procesal desde 2017 y no fue hasta febrero de este año cuando se retomó este juicio “repleto de interrupciones”.

La defensa en el caso de Vallenilla destacó que se trata de un suceso con “un pronóstico de condena alto”, pues —aseguró— hay videos, testimonios y estudios presentados ante el tribunal que demuestran que el militar, detenido desde agosto de 2017 en la cárcel militar de Ramo Verde, fue el “responsable directo” del homicidio del joven de 22 años.

“En este caso el pronóstico de condena era altísimo, tanto que se desestimó la acusación particular donde se acordaba investigar la cadena de mando y el delito de quebrantamiento de pactos internacionales”, puntualizó Poleo.