El canciller de la República,  Jorge Arreaza, aseguró este martes la acción que tomó la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de sancionar cuatro empresas que comercializaron petróleo a Venezuela.

En su cuenta de Twitter el diplomático afirmó que esta es una “obsesión criminal” que impide la comercialización del crudo en el país.

“Quiere que los venezolanos se queden sin gasolina, que el Estado no pueda vender petróleo para importar medicinas, tratamientos, alimentos e insumos para producir”, dijo en la publicación.