Fieles seguidores de José Gregorio Hernández acuden a diario a la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria para pedir cambios, que permitan un mejor vivir para todos los venezolanos

Desde el pasado miércoles 12 de mayo, la Iglesia Nuestra Señora de La Candelaria abrió sus puertas a los fieles seguidores del beato José Gregorio Hernández, y posar frente al sarcófago, donde reposan sus restos.

El espacio está disponible los días miércoles y viernes de 8:00 a.m. a 12:00 del mediodía, luego de 2:00 y hasta las 5:00 p.m, en semanas de flexibilización y restringida.

María Teresa Borjas, coordinadora del Apostolado de Centinelas de José Gregorio Hernández – fundado desde hace 9 años- indicó que a diario asisten personas, quienes manifiestan tener un acercamiento con el médico de los pobres, “movidos por la fe y el sentimiento nacional”, dijo.

José Gregorio Hernández ya se encuentra entre los santos

Pedir por la sanación de los enfermos, es la petición más común entre los feligreses. “La pandemia generada por la COVID-19 ha enlutado muchos hogares venezolanos. Hay quienes subestiman la enfermedad y desestiman las indicaciones que deben seguirse para evitar la cadena de contagio”, sostuvo María Rodríguez, minutos antes de ingresar a la inglesia.

Al menos 25 personas visitan a diario la iglesia Nuestra Señora de La Candelaria

Las personas también acuden en familia. “Es una forma de crear principios y valores forjados en la fe, la religión y las buenas costumbres”, dijo Carolina Guillén, quien añadió que desde hace 20 años, le pidió al Dr. José Gregorio Hernández, le concediera el milagro de ser madre.

Por su parte, Cruz Villamizar indicó “no dejo de visitar la iglesia a diario. Como venezolana, me siento orgullosa de tener a un santo, entre el resto de los santos, sin restarles importancia. A mi doctor le pido, por un mejor país, porque Venezuela también está enferma”.

“Venezuela también está enferma, le pedimos al Dr. José Gregorio que la sane”.