Mientras el país se preparaba para recibir el nuevo milenio y Chávez pedía votar por la nueva Constitución, la naturaleza decidió ser la protagonista.

Este domingo 15 de diciembre, se cumplen 20 años de la tragedia de Vargas y aún se mantiene en la memoria de muchos venezolanos el recuerdo del día en que la montaña bajó al mar, llevándose a su paso las vidas de miles de personas.

Ese 15 de diciembre de 1999, nadie se esperaba un acontecimiento así. La población se preparaba para recibir el nuevo milenio, al tiempo que el fallecido Presidente Hugo Chávez, pedía votar por la nueva Constitución, pero ese día la naturaleza decidió ser la protagonista.

Tras días de fuertes lluvias, la mañana de aquel miércoles los varguenses hacían colas en centros de votación, sin saber que horas más tarde parte de la entidad sería devastada por lo que fue el peor desastre en la reciente historia del país.

Con el fuerte aguacero, los ríos de las montañas de Vargas se llevaron por delante poblaciones enteras, dejando a su paso aludes envueltos en tristeza y desolación. Horas de pánico, gritos, llanto, y desesperación tuvieron que vivir los habitantes del litoral varguense.

Se estima que las precipitaciones de las dos primeras semanas de diciembre de ese año dejaron sobre la entidad 1.814 mm de agua, grandes deslizamientos de tierra y múltiples derrumbes.

También calculan que el saldo de fallecidos pudo superar los 30 mil, así como cerca de 94 mil damnificados y más de 130 mil evacuados. Las pérdidas materiales superaron los 4 mil millones de dólares.