Una porción extraviada del famoso monumento Stonehenge en Inglaterra fue devuelta. Se trata de uno de tres fragmentos del núcleo de la piedra que fueron removidos 1958

Algunas partes de las piedras que conforman el monumento neolítico desaparecieron durante unas excavaciones realizadas en 1958 / Foto: BBC

Nadie sabía dónde estaba el fragmento hasta que Robert Phillips, un inglés de 89 años, quien estuvo involucrado en los trabajos, decidió devolverlo.

English Heritage, la asociación que se ocupa del cuidado y mantenimiento de Stonehenge, espera que la pieza recuperada ayude a establecer el origen de las piedras que conforman el enigmático monumento.

Los arqueólogos esperan analizar la composición del núcleo para señalar de dónde podrían provenir las antiguas piedras sarsen / Foto: BBC

Obras de reparación

En 1958, los arqueólogos levantaron uno de los trilitos (estructura conformada por tres piezas en las que una de ellas se sostiene sobre las otras dos) que se había caído por completo, en el caso del monumento, los trilitos constan de tres enormes piedras: dos de pie, con disposición vertical, y la tercera en la partes superior en posición horizontal.

Durante las obras, se encontraron grietas en una de las piezas verticales y, para reforzarla, perforaron su centro de modo que se pudieran insertar varillas de metal a modo de refuerzo.

Las reparaciones se taparon después con fragmentos de una roca arenisca muy común en Reino Unido: sarsen.

Desde entonces, hace 60 años, los fragmentos cilíndricos extraídos para poder introducir las varillas desaparecieron.

Ahora se sabe que durante seis décadas, Phillips, un inglés retirado que ahora vive en La Florida (Estados Unidos), se quedó con uno de los trozos del monumento.

Primero la guardó en un tubo de plástico que tenía en su oficina de Basingstoke (Inglaterra) y luego en la pared de su casa de Estados Unidos.

El monumento del neolítico Stonehenge, construido por los indígenas británicos en el 3100 a.C / Foto: Pxhere

La devolución

En la década de los años 1950, Phillips trabajaba para una empresa de corte de diamantes a la que se le encargó parte del reforzamiento de las enormes piedras de Stonehenge.

La compañía, Van Moppes, perforó un agujero en una de ella antes de insertar las barras de metal que servirían para estabilizarlas y extrajeron tres cilindros de piedra que sumaban 1 metro de largo.

Los hijos de Phillips, Lewis y Robin, viajaron a Stonehenge para entregar la muestra / Foto: BBC

La víspera de su cumpleaños número 90, Phillips decidió devolver uno de los pedazos.

Los arqueólogos esperan analizar la composición química del núcleo para determinar de dónde podrían provenir las antiguas piedras de sarsen.

La muestra fue devuelta en mayo de 2019, pero English Heritage dijo que no había anunciado el hallazgo hasta ahora porque antes debía entender la importancia de la pieza que estuvo desaparecida, la organización English Heritage continúa sin conocer el paradero de las los otros dos fragmentos extraídos.