Hasta ahora, murieron 361 personas de los 17.200 casos confirmados en China y el domingo se anunció en Filipinas la primera víctima mortal en el extranjero

La comunidad médica sigue enfrentando grandes incógnitas acerca del nuevo coronavirus, como su tasa de mortalidad y su nivel de transmisión, lo que impide determinar con exactitud el impacto a escala mundial de esta epidemia originada en China.

Tasa de mortalidad

El nuevo coronavirus llamado 2019-nCoV es más mortal que la gripe, pero menos virulento que las epidemias precedentes de coronavirus. Sin embargo, se desconoce su tasa de mortalidad exacta.

Hasta ahora, murieron 361 personas de los 17.200 casos confirmados en China. El domingo se anunció en Filipinas la primera víctima mortal en el extranjero, un chino de 44 años originario de la ciudad de Wuhan. Al margen de China, se detectaron unas 150 personas infectadas en 24 países.

“2% de los casos confirmados murieron, un porcentaje elevado si se compara con la gripe”, declaró Michael Ryan, director de programas de emergencia de la OMS.

Esta tasa es “equivalente a todas las neumonías virales presentes en un hospital. No es un asesino ciego de una peligrosidad extrema”, matiza Didier Raoult, director del IHU Méditerranée Infection en Marsella (sur de Francia).

Un estudio publicado el viernes en la revista médica The Lancet y basado en proyecciones de estadísticas, evalúa en 76.000 los infectados solamente en Wuhan, epicentro de la epidemia, es decir, más de diez veces más que la estimación oficial.

Nivel de contagio

Un parámetro importante es el número de personas contagiadas por cada paciente infectado, la llamada “tasa de reproducción de base” o R0.

Las últimas estimaciones científicas oscilan entre 1,4 y 5,5, una tasa más elevada que la gripe invernal (de 1,3), netamente inferior al sarampión (más de 12) y comparable al SRAS (3).

¿Se puede ser contagioso sin síntomas? 

Las autoridades chinas indicaron al principio de la epidemia que el contagio era posible incluso antes de que aparecieran los síntomas (como la gripe, pero no como el SRAS). 

De confirmarse esta hipótesis, la detección de la infección se complicaría y por tanto sería más difícil contener la propagación de la epidemia.

Síntomas

El cuadro clínico de la enfermedad respiratoria provocada por el nuevo coronavirus se concretó después del análisis de los 99 primeros casos detectados en China, publicado en la revista médica The Lancet.

Todos los pacientes sufrían neumonía, la casi totalidad tenía fiebre y tosía, y un tercio tenía dificultades para respirar.

La edad media de los 99 pacientes era de 55 años, dos tercios eran hombres y la mitad sufría enfermedades crónicas (diabetes, problemas cardiovasculares…). Con fecha del 25 de enero, 11 habían muerto, 55 estaban hospitalizados y 31 habían sido dados de alta.

No existe ni vacuna ni medicamento contra el coronavirus y la asistencia médica consiste en tratar los síntomas.