“No estamos convencidos de que sea acertado hablar sobre el problema de la democracia en Venezuela sin la participación de los venezolanos”, señaló el ministerio ruso de Exteriores en un comunicado

Rusia anunció este martes 30 de julio que no asistirá a la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela, que se celebrará en Lima, ya que duda que dicho foro pueda contribuir en el camino para el diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolanos promovido por las negociaciones de Oslo.

“Antes que nada, no estamos convencidos de que sea acertado hablar sobre el problema de la democracia en Venezuela sin la participación de los venezolanos, representantes del Gobierno de (el presidente) Nicolás Maduro y otras fuerzas políticas”, señaló el ministerio ruso de Exteriores en un comunicado.

Moscú destaca que su “principal duda” es cómo la conferencia puede contribuir al “diálogo intervenezolano” y al proceso de negociación iniciado con mediación de Noruega.

Advirtió que las presiones exteriores pueden “complicar” enormemente la búsqueda de una “confianza mutua” entre los bandos enfrentados que se traduzca en medidas “mutuamente aceptables” para los venezolanos “sin injerencia exterior”.

El próximo 06 de agosto está prevista la conferencia en Lima, donde se reunirán ministros de Exteriores y representantes de un centenar de países, para debatir acerca de la crisis en Venezuela.