El mandatario salvadoreño goza con un amplio margen de popularidad, ratificado en las últimas elecciones parlamentarias del país centroamericano

El polémico presidente salvadoreño Nayib Bukele tendrá la mayoría de la Asamblea Legislativa, lo que significa que no tendrá obstáculos para sus planes. Las alarmas saltan frente a este líder que algunos tildan de populista, autoritario y viral, que no conoce los límites del poder.

A partir de ahora, Bukele tiene la mayoría calificada (56 curules) en la Asamblea Legislativa, y si se alía con la formación de ultraderecha Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), con la que ganó la Presidencia, suma 61 senadores; La Asamblea tiene 84 diputados.Con esos números podrá pasar el proyecto que quiera, tomar decisiones, elegir a los magistrados de la Corte Suprema y hasta reformar la Constitución.

Con este resultado el mandatario salvadoreño no tendría alguna oposición en el Congreso, ya que sus principales opositores actualmente, la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha) y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), bajaron considerablemente su caudal de diputaciones.

De acuerdo con diversas analistas, este panorama supone que el presidente Bukele tendrá “todo el control”, lo que podría ser “peligroso” para el país si no se sabe “administrar bien el poder”.