Moise era un político y empresario haitian de 52 años, presidente de su país desde el 7 de febrero de 2017 con el que lideraba el gobierno en medio de fuertes disputas sobre cuándo terminaría su mandato

El presidente de Haití, Jovenel Moise, murió asesinado este miércoles por hombres armados que asaltaron su domicilio en Puerto Príncipe, mientras su esposa Martine resultó herida de bala, según informó el primer ministro interino, Claude Joseph.

“A la una de la mañana del 7 de julio un grupo de personas no identificadas, que hablaban en español e inglés, asesinaron al presidente de la República. El presidente ha muerto a causa de sus heridas”, dijo el primer ministro interino en un comunicado leído por la radio.

Joseph llamó a la calma de la población y aseguró que la “situación de seguridad del país está bajo control”. El crimen tiene lugar a falta de poco más de dos meses para las elecciones presidenciales y legislativas convocadas para el próximo 26 de septiembre, unos comicios en los que Moise no podía ser candidato.

¿Quién era Moise?

Jovenel Moise era un político y empresario haitian de 52 años, presidente de su país desde el 7 de febrero de 2017 con el que lideraba el gobierno en medio de fuertes disputas sobre cuándo terminaría su mandato.

Tuvo que ganar dos veces las elecciones para ser declarado vencedor. Triunfó en los comicios nacionales de su país en octubre de 2015 y noviembre de 2016. De acuerdo al Consejo Electoral haitiano, Moise, del partido de centro derecha Tet Kale se impuso con el 55,6% de los votos en los comicios del 20 de noviembre de 2016.

Venía gobernando por decreto luego del retraso de las elecciones previstas para 2018, y desde el 2019 habría empezado una serie de protestas en contra del régimen de Moise

Estudió ciencias de la educación en la Universidad de Quisqueya, considerada como el mejor centro académico privado de Haití. Se casó con Martine Marie Étienne Joseph, una compañera de clase, en 1996

En ese sentido, en sus primeros movimientos empresariales estaban relacionados con la venta de partes de autos y la agricultura. Sus emprendimientos le valieron llegar a ser, en menos de una década, secretario general de la Cámara de Comercio e Industria de Haití.

Además del rubro de la exportación de bananas, Moise tenía proyectos relacionados a la generación de energía eólica y solar y otros negocios relacionados con la agricultura.

Moïse durante la campaña electoral haitiana fue su origen en un distrito rural. Su segunda bandera fue el éxito que alcanzó como empresario. Así fue que pudo llegar al electorado haitiano de las regiones con mayores dificultades económicas poniéndose a él mismo como un “ejemplo de éxito posible”.

Su llegada a la política fue posible gracias al apoyo del expresidente haitiano Michel Martelly. En 2015, el presidente Martelly lo designa como candidato a la presidencia por el Partido Haitiano Tèt Kale (PHTK).

Las elecciones fueron turbulentas, con acusaciones de fraude, lo que obligó a realizar un nuevo proceso en 2016. Allí, Moise venció en primera vuelta con el 55% de los votos, 36 puntos más que su rival.

En febrero de este año, el Consejo superior judicial de Haití dictaminó el fin del mandato de Moise que tomó como fecha de inicio del mandato el 2016.

Pero Moise sostenía que se mantendría en el poder hasta el 7 de febrero de 2022 por haber asumido en el 2017. Una interpretación de la Constitución que rechazaba  la oposición. En esa turbulenta semana, el presidente aseguró que había frustrado un intento de golpe de Estado.

Acusado de inacción ante la inseguridad e impunidad de las bandas, en medio de la creciente violencia y ola de secuestros, el presidente,  continuaba gobernando a punta de decretos, sin contrapeso del Legislativo. Con el objetivo de realizar un referéndum constitucional (no previsto en la Carta Magna), inicialmente programado para el 27 de junio y luego pospuesto en medio de la crisis.

Sin embargo, la inseguridad se ha agravado en especial desde comienzos de junio por luchas territoriales entre las bandas armadas que se disputan el control de los barrios más pobres de Puerto Príncipe

El propio Moise había pedido en junio apoyo internacional para acabar con la grave crisis de seguridad.

El magnicidio de hoy sigue a una serie de asesinatos y a un conflicto que ha causado también miles de desplazados desde el pasado junio.