“Estamos abriendo la economía, pero no la vida social”, dijo la primera ministra del país

En Nueva Zelanda, los casos de contagio por la COVID-19 fueron de un solo dígito durante siete días (y solo uno este domingo), en tal sentido, la primera ministra Jacinda Ardern, anunció que el virus ha sido “actualmente eliminado” en el país.

Sin embargo, la mandataria aseguró que esta buena noticia no significa el final total de nuevos casos de coronavirus en el territorio y que conviene seguir tomando medidas.

A partir de este martes, se podrán reanudar algunas actividades comerciales, así como servicios de atención médica y actividades educativas no esenciales.

Igualmente, se pedirá a la mayoría de los ciudadanos que sigan permaneciendo en sus casas en todo momento y que eviten las interacciones sociales en la medida de lo posible.

Nueva Zelanda, ha reportado menos de 1.500 casos confirmados o probables de coronavirus y 19 muertes en total.

El gobierno dijo que los neozelandeses deberán adherirse a su “burbuja”, un pequeño grupo de amigos cercanos o familiares, y mantenerse a 2 metros de otras personas.

Las reuniones masivas aún están prohibidas, los centros comerciales permanecen cerrados y la mayoría de los niños no irán a la escuela. La frontera de Nueva Zelanda permanecerá cerrada.