Michel Aoun consideró que “presentar una denuncia ante Naciones Unidas es un paso indispensable para disuadir a Israel de continuar sus ataques contra el Líbano”

El Líbano anunció hoy que presentará una queja “urgente” ante el Consejo de Seguridad de la ONU por el bombardeo perpetrado por Israel esta madrugada contra su territorio y confirmó que se trata del primer ataque aéreo desde la guerra librada por el Estado judío y el grupo chií libanés Hizbulá, en 2006.

El presidente de la República, Michel Aoun, consideró que “presentar una denuncia ante Naciones Unidas es un paso indispensable para disuadir a Israel de continuar sus ataques contra el Líbano” y confirmó que “el uso de su fuerza aérea para atacar aldeas libanesas sucede por primera vez desde 2006”.

Según informó la Presidencia en su cuenta de Twitter, Aoun calificó el bombardeo israelí de “amenaza directa” a la seguridad del sur del Líbano y de “violación flagrante y peligrosa” de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que puso fin a la guerra de hace 15 años.

Por su parte, el primer ministro interino, Hasan Diab, ordenó que la representante del Líbano ante Naciones Unidas, Amal Mudallali, eleve una queja “urgente” ante el Consejo de Seguridad por lo que considera una “agresión explícita contra la soberanía libanesa”.

“Llamo a Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad a que hagan que Israel frene sus repetidas violaciones de la soberanía libanesa porque estas violaciones ya amenazan la resolución 1701 y la estabilidad existente desde 2006”, dijo Diab, según informó su oficina en Twitter.

Cazas israelíes llevaron a cabo dos ataques aéreos poco antes de la 1.00 hora local (22.00 GMT) de este jueves contra las afueras de la localidad de Mahmudiya, cercana a la frontera entre ambos países, en respuesta a un ataque con cohetes perpetrado la víspera desde el Líbano.

En las horas anteriores al ataque aéreo, Israel ya había respondido al lanzamiento de proyectiles con tres rondas de artillería.

Lo sucedido esta madrugada en el Líbano, país que no mantiene relaciones diplomáticas con el Estado judío, se produce apenas dos semanas después del lanzamiento de otros dos cohetes desde el país árabe hacia Israel, ante lo que el Ejército respondió también con ataques de artillería.