Alrededor de 120 de los heridos están en situación grave y 20% de los lesionados han tenido que ser hospitalizados, informó la cartera de Salud

El Ministerio de Salud libanés elevó este sábado 8 de agosto a 158 la cifra de muertos y a 6.000 la de heridos, como consecuencia de la explosión el pasado martes, de casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio en el puerto de Beirut.

Además, según la oficina de prensa del departamento, veintiuna personas siguen desaparecidas.

Una fuente del ministerio había señalado poco antes de este sábado que, tenían constancia de sesenta desaparecidos, pero indicó que se seguían revisando las cifras.

De acuerdo con datos difundidos este viernes por la cartera de Salud, alrededor de 120 de los heridos están en situación grave y 20% de los lesionados han tenido que ser hospitalizados.

El director general de Aduanas fue detenido y el director del puerto permanece en arresto domicilio, al igual que al menos otras quince personas, mientras continúa la investigación para determinar las causas del siniestro.

El presidente libanés, Michel Aoun, indicó que no se descarta ninguna hipótesis para explicar la explosión que generó la cadena de acontecimientos y que se ha de determinar si se debió a una negligencia o a una intervención externa, un misil “o cualquier otro acto”.