Aseguró que no va a caer en ninguna provocación con el presidente de los Estados Unidos, donde residen 24 millones de mexicanos, 12 de ellos nacidos en México y 12 de ellos de padres mexicanos

“No quiero engancharme en ningún debate con el presidente de los Estados Unidos”, subrayó este viernes el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien destacó el “respeto mutuo” entre naciones.

“No debemos pelearnos con el Gobierno de los Estados Unidos. Ha habido una política de relación y de respeto mutuo que yo estimo mucho”, apuntó el líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) desde el Palacio Nacional.

En la conferencia matutina en el Palacio Nacional, se le cuestionó sobre esta aparente pasividad ante el “bullying” de Donald Trump, y el mandatario se limitó a decir que busca “una buena relación” con el Gobierno de Estados Unidos.

“Una buena vecindad, necesaria, que debemos procurar y fincada en la cooperación para el desarrollo”, apuntó.

En definitiva, el presidente aseguró que no va a “caer en ninguna provocación, ni engancharse en ningún debate con el presidente de los Estados Unidos cuando tenemos allá 24 millones de mexicanos, 12 de ellos nacidos en México y 12 de ellos de padres mexicanos”, rebatió.

Recordó que en un reciente mitin preguntó a la audiencia si quería “prudencia” con Estados Unidos, y “todos levantaron la mano (…) Y estos son mis asesores”, apuntó.

Dijo que se está trabajando en la frontera norte para ver de qué manera solucionar la lentitud en los pasos fronterizos, que se atribuye en parte a la falta de personal del lado estadounidense.