Los dos finalistas han aparecido muy igualados en las últimas encuestas que la ley permitía divulgar, por lo que un cara a cara genera enormes expectativas

El Tribunal Superior de Bogotá ordenó a los candidatos presidenciales Gustavo Petro y Rodolfo Hernández acordar las reglas para sostener al menos un debate dentro de las 48 horas siguientes a la notificación del fallo, es decir, hasta este jueves. El cara a cara, al que Hernández se había resistido antes la segunda vuelta de este domingo, se debe realizar de mutuo acuerdo.

“Los debates presidenciales son en sí mismos considerados un derecho del candidato a exponer sus ideas, pero al mismo tiempo un deber frente al conglomerado social”, dice la sentencia. “La trascendencia nacional que implica la elección del Presidente de la República en nuestro Estado, el derecho de acceder a los medios de comunicación de los partidos, movimientos sociales, políticos y grupos significativo de ciudadanos, lleva implícito un deber frente al ciudadano de permitirle conocer a sus candidatos”, argumenta otra pasaje de la decisión.

Petro, que antes de la primera vuelta había suspendido brevemente su asistencia a los cara a cara pero reclamaba la oportunidad de debatir antes de la cita definitiva, se mostró plenamente dispuesto a acatar la decisión en sus primeras reacciones. “La justicia ha ordenado realizar el debate presidencial entre candidatos. Es el derecho del pueblo. Estoy listo para ello”, señaló a primera hora de este miércoles en su cuenta de Twitter. El equipo de Hernández, que ha concentrado su campaña en las redes sociales, aún no se ha pronunciado.

Los dos finalistas han aparecido muy igualados en las últimas encuestas que la ley permitía divulgar, por lo que un cara a cara genera enormes expectativas. El debate se debe solicitar y programar de manera conjunta entre las dos campañas para realizarse a más tardar este jueves 16 de junio, con una duración de una hora, y el sistema de medios públicos Radio Televisión Nacional de Colombia (RTVC) deberá transmitirlo, de acuerdo con la decisión de los magistrados.