Organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se han mostrado preocupados por esta medida

La Alcaldía de Bogotá se propuso identificar a toda la población extranjera que reside en la capital colombiana y crear un “comando” de operaciones contra estructuras criminales que involucren a la población migrante.

“Las estructuras criminales de población migrante que están siendo un factor de inseguridad en nuestra ciudad están operando con un altísimo nivel de violencia”, consideró la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, tras una reunión con el consejo de seguridad.

López aludió a los homicidios recientes de dos policías metropolitanos, el último cometido la semana pasada, que fueron perpetrados “por miembros de estas estructuras criminales”.

De esa forma, estimó que es necesario identificar a toda la población migrante que vive en la ciudad, de la cual ya llevan identificada al 70 %.

En septiembre, empezará el pre-registro virtual y la identificación biométrica y luego se procederá “con la expedición del registro migratorio”.

“Los criminales no van a venir a registrarse, pero una vez tengamos esa identificación cualquier ciudadano en una labor de inspección que haga nuestra Policía y que esté sin identificar vamos a hacer forzosamente su identificación”, dijo la alcaldesa de centro-izquierda.

Sin embargo, tiempo después la oficina de prensa de la Alcaldía matizó las declaraciones de López al asegurar que “no es precisamente un comando. Son acciones conjuntas y coordinadas e interagenciales que deben garantizarse para lograr el 100 % de registro de migrantes, para lograr las ayudas sociales y también identificar y procesar legalmente a quienes cometan delitos”.

La explicación añadió que son acciones de investigación criminal para comprender los grupos delincuenciales en donde existan migrantes y poder desarticularlos.

“El delito no tiene nacionalidad y debemos esforzarnos por contenerlo independientemente de quien lo cometa”.

Polémica con los venezolanos

La medida anunciada hoy ya ha sido valorada por organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que se mostró preocupada.

“La CIDH reitera que mensajes y políticas públicas que califican a las personas migrantes como delincuentes promueven estigmatización y animadversión de esta población, al culparlas de aumento de índices de violencia y criminalidad en los Estados”, dijo el organismo en sus redes sociales, donde llamó a adoptar medidas para prevenir y eliminar situaciones discriminatorias que perpetúen la estigmatización de la población migrante.

La mayoría de extranjeros que viven en la capital son venezolanos en situación regular o irregular. y no es la primera vez que López levanta polémicas con declaraciones xenofóbicas hacia esta población, vinculando su presencia en el país con la delincuencia.

“Yo no quiero estigmatizar, ni más faltaba, a los venezolanos, pero hay unos inmigrantes metidos en criminalidad que nos están haciendo la vida de cuadritos. Aquí, el que venga a ganarse la vida decentemente, bienvenido, pero el que venga a delinquir deberíamos deportarlo sin contemplación”, dijo López durante un acto público el pasado mes de octubre.

Sin embargo, tiempo después la oficina de prensa de la Alcaldía matizó las declaraciones de López al asegurar que “no es precisamente un comando. Son acciones conjuntas y coordinadas e interagenciales que deben garantizarse para lograr el 100 % de registro de migrantes, para lograr las ayudas sociales y también identificar y procesar legalmente a quienes cometan delitos”.

La explicación añadió que son acciones de investigación criminal para comprender los grupos delincuenciales en donde existan migrantes y poder desarticularlos.

“El delito no tiene nacionalidad y debemos esforzarnos por contenerlo independientemente de quien lo cometa”.