Según una entrevista publicada por la Voz de América, el Enviado Especial para Venezuela señala que muchas personas vinculadas con el Gobierno de Maduro, han hecho contactos con el Gobierno de Estados Unidos

“Uno no elige con quién negocia, [sino que] termina negociando con las personas que están ahí; seamos realistas”, dijo el Elliot Abrams, Enviado Especial para Venezuela de la presidencia de los Estados Unidos.

La frase surgió a raíz de una pregunta que le hicieran respecto a la posibilidad de negociar con funcionarios del Gobierno de Maduro, que están sancionados por la OFAC y el departamento de Justicia.

El diplomático insistió en los escenarios verdaderamente posibles y comentó que “podríamos decir, así es como termina: La oposición toma el control y todos los relacionados con el partido chavista y el ejército van a la cárcel. ¿Es una propuesta realista? No lo es”.

Para señalar lo que puede ser un escenario más viable indicó que “Todas las dictaduras en Latinoamérica, con la más rara de las excepciones, termina con una negociación”.

Abrams, defendió el plan propuesto por el Departamento de Estado la semana pasada para lograr un gobierno de transición en Venezuela, que incluye al partido oficialista (el PSUV) y a las FANB.

Algunos sectores de la oposición rechazan la posibilidad de negociar con Maduro y de que el alto mando militar se conserve. Además no quieren la posibilidad de que Maduro tenga la opción de presentarse como candidato y lo quieren fuera de juego de entrada.

Abrams, insistió en la creación de un Consejo de Estado, electo por la Asamblea Nacional —con participación de partidos oficialistas y opositores— que convoque a unas futuras elecciones en las que, en teoría, podría participar el presidente en disputa, Nicolás Maduro.

“Maduro es la figura más tóxica [en Venezuela] (…) si se presenta a una elección, va a ser derrotado”, dijo el diplomático, quien ya ha realizado este planteamiento anteriormente.

“Hay personas dentro y alrededor del régimen que están comunicándose con el gobierno de Estado Unidos”, aseguro Elliot Abrams.

Frente a estos gestos señaló que “quizás personas dentro del régimen reconocen lo que no reconocían el verano pasado, que la situación es muy difícil, que deben buscar una salida y deben buscar una negociación”.

Respecto a la intervención militar, que cobra vigencia con el despliegue militar antidrogas en el Caribe, dijo que es una opción “si el presidente quiere usarla”.

“Si usted quiere proponer una invasión estadounidense, propóngala, pero si eso no va a pasar, entonces ¿cómo termina esto? A través de una negociación”, dijo Abrams.