El país centroamericano fue sancionado por la UE con el fin de traer un cambio a la “política represiva del Gobierno” nicaragüense

La Comisión Europea ha incluido este lunes a Nicaragua en una guía orientativa sobre cómo proporcionar ayuda humanitaria, en especial asistencia médica para luchar contra la covid-19, en aquellos países sancionados por la Unión Europea (UE).

El alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, aclara en un comunicado que las sanciones impuestas por la reiterada violación de los derechos humanos contemplan “excepciones” para que la ayuda “pueda llegar a los más necesitados”.

El político español recalca que dichas medidas restrictivas están “plenamente en consonancia con el Derecho internacional” y pensadas para “proteger a los más vulnerables”.

Nicaragua se suma así a una guía que ya incluía a países como Siria, Irán y Venezuela, y que proporciona información a los operadores humanitarios sobre cómo proceder sin infringir el régimen de sanciones.

Esta nota orientativa especifica que las sanciones sobre Nicaragua “no afectan” al suministro de medicamentos, equipos médicos ni asistencia médica para combatir la crisis sanitaria, “ni están sujetos a restricciones de exportación, financiación o uso”.

El país centroamericano fue sancionado por la UE con el fin de traer un cambio a la “política represiva del Gobierno” nicaragüense, y prevenir un “mayor deterioro” de los derechos humanos y del Estado del Derecho en el país.

Las sanciones incluyen la “congelación de activos y la prohibición de poner a disposición, directa o indirectamente, de fondos” para los responsables de violar los derechos humanos y de socavar la democracia y el Estado de Derecho.

En concreto, estas restricciones van dirigidas a personas específicas que están relacionadas con la Policía Nacional, la administración penitenciaria o el asesoramiento del jefe del Estado de Nicaragua, Daniel Ortega.

Los operadores humanitarios deben, entre otros cometidos, evitar el desvío de fondos y recursos económicos, incluido el equipo médico, lo que implica “precaución y verificación”.

Por su parte, la comisaria de Servicios Financieros, Estabilidad Financiera y Unión de los Mercados de Capitales, Mairead McGuinness, consideró que “es fundamental que la ayuda siga llegando donde sea necesaria” porque el coronavirus tiene especial repercusión en las comunidades “vulnerables”, lo que requiere de una “respuesta coordinada”.

Con información de EFE