El Gobierno ha apostado esta vez por un estado de emergencia “limitado” o con medidas centradas en los espacios considerados de “alto riesgo” de contagio

El Gobierno de Japón amplió hoy el estado de emergencia sanitaria que estaba vigente en Tokio y alrededores hasta cubrir la mayor parte de la población y de la economía nacionales, el mismo día en que el país superó los 300.000 contagios de coronavirus.

La medida extraordinaria estará en vigor en las regiones designadas hasta el próximo 7 de febrero, según anunció este miércoles el primer ministro nipón, Yoshihide Suga, quien calificó de “grave” la situación y pidió colaboración a los nipones para asumir las nuevas restricciones.

La decisión afecta a las prefecturas de Osaka, Kioto, Aichi, Hyogo, Fukuoka, Gifu y Tochigi, que han sido incluidas debido al ritmo de contagios y a la situación de sus sistemas sanitarios en el estado de emergencia declarado en Tokio y en las colindantes Chiba, Kanagawa y Saitama el pasado viernes.

Foto: EFE

De este modo, quedan incluidas en torno al 55 % de la población de Japón y las prefecturas que aglutinan la mayor parte de su actividad económica.

El Gobierno ha apostado esta vez por un estado de emergencia “limitado” o con medidas centradas en los espacios considerados de “alto riesgo” de contagio, principalmente bares y restaurantes, y con vistas a evitar un excesivo impacto económico como el que tuvieron las restricciones más amplias de la pasada primavera.

En esta ocasión se limitan horarios de apertura de bares y restaurantes, se recomienda a los ciudadanos permanecer en casa dentro de lo posible -lo que no supone en ningún caso el confinamiento obligatorio- y se reduce la escala de eventos masivos culturales o deportivos.

El Ejecutivo ha decidido volver a recurrir a esta medida extraordinaria, que ya fue empleada la pasada primavera durante la primera ola de contagios, debido a los incrementos récord de infecciones que se vienen registrando en los últimos días en gran parte de las regiones del país.

Entre ellas se encuentran Osaka, Aichi, Kioto y Hyogo, cuyos hospitales están bajo presión creciente ante la acumulación de pacientes con síntomas graves, al igual que sucede en Tokio, que sumó hoy 1.433 contagios adicionales y supone una cuarta parte de los contagios a nivel nacional.

Japón ha superado los 300.000 contagios menos de un mes después de rebasar la barrera de los 200.000, y tras alcanzar los 100.000 a finales de octubre. La cifra actual de fallecidos por COVID-19 es de 4.193.