Gobierno de Hong Kong declara “muerta” polémica ley de extradición, pero opositores exigen que sea “retirada”

El Frente Civil de Derechos Humanos recalcó que la jefa del Ejecutivo no ha cumplido ninguna de sus cinco demandas: la retirada definitiva del proyecto de ley, su dimisión, dejar de considerar las protestas como disturbios, la libertad de los detenidos y abrir una investigación sobre la “violencia” policial

La jefa del Gobierno local de Hong Kong, Carrie Lam, dio este martes por “muerto” el polémico proyecto de ley de extradición y dejó entrever que el Legislativo no va a seguir con su tramitación, pero los opositores consideraron que el anuncio no cumple con sus demandas y exigieron la retirada completa del plan.

“Doy por muerto el proyecto de ley de extradición”, dijo Lam este martes en un nuevo paso atrás en su discurso, aunque no dejó claro si dicha reforma legislativa se retira o no de forma efectiva.

Anteriormente, Lam había dejado la ley “en suspenso”, dando a entender que el proyecto perecería por sí solo al término de la actual legislatura, que terminará a mediados de 2020.

Además, la líder del Ejecutivo anunció la creación de un comité de investigación independiente para fiscalizar la actuación de la Policía durante las protestas que han sacudido la ciudad durante el último mes, con el objetivo de calmar los ánimos de los manifestantes.

Asimismo, aseguró que establecerá una “plataforma para el diálogo” con los opositores a la ley y reconoció que los trabajos para sacar adelante la polémica normativa han sido “un completo fracaso”.

La jefa del Ejecutivo hongkonés, quien asumió “plena responsabilidad” por la crisis, pidió “una oportunidad, el tiempo y el espacio” para devolver Hong Kong a la normalidad.

No obstante, el Frente Civil de Derechos Humanos -principal promotor de las protestas- consideró que las palabras de Lam están vacías y que “no significan nada nuevo”, y destacó “su rechazo a decir que retira la iniciativa”.

La portavoz internacional del Frente, Bonnie Leung, pidió la creación de un comité “realmente independiente” para investigar lo ocurrido, pues “no puede llevarse a cabo una investigación con garantías bajo la supervisión del Gobierno local”.

Leung recalcó que la jefa del Ejecutivo no ha cumplido ninguna de sus cinco demandas: la retirada definitiva del proyecto de ley, su dimisión, dejar de considerar las protestas como disturbios, la libertad de los detenidos y abrir una investigación sobre la “violencia” policial.

Por tanto, añadió, el frente seguirá analizando las medidas a tomar, entre las que no descartó que se produzcan nuevas protestas.