Trump anunció que Sudán e Israel normalizarán relaciones, algo por lo que Washington ha estado presionando a Jartum durante los últimos meses

Este lunes, el primer ministro sudanés, Abdallá Hamdok, celebró que Sudán se haya “emancipado del bloqueo internacional y mundial” después de que hoy Estados Unidos anunciara que se ha hecho efectiva la retirada de la nación africana de la lista de países patrocinadores del terrorismo.

“Después de más de dos décadas, anuncio a nuestro pueblo la salida del nombre de Sudán de la lista de países patrocinadores del terrorismo y nuestra emancipación del bloqueo internacional y mundial”, dijo hoy Hamdok en su página de Twitter.

Abdalla Hamdok - Wikipedia, la enciclopedia libre

Con estas palabras, el primer ministro sudanés señaló que con esta decisión anunciada hoy por la Embajada de Estados Unidos en Jartum se pone punto y final al bloqueo económico y financiero al país, algo heredado de “la actitud del régimen derrocado” del expresidente Omar al Bashir.

Hamdok apuntó que la salida de esta “lista negra” ayudará al país a implementar una reforma económica, atraer inversiones, crear oportunidades de trabajo para los jóvenes y a poder efectuar transferencias desde y hacia el exterior, mientras que apuntó que el país recobrará “su senda natural en los próximos tres años”.

Por su parte, el presidente del Consejo Soberano sudanés, el general Abdelfatah al Burhan, también felicitó a los sudaneses a través de Twitter por la salida del país la lista negra, un hito que se logró gracias a la revolución que derrocó a Al Bashir en diciembre de 2018.

El pasado 23 de octubre, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció que había firmado la orden ejecutiva para eliminar a Sudán de la lista de países patrocinadores del terrorismo, en la que estaba desde 1993 por el apoyo durante el régimen de Al Bashir a figuras como el fundador de Al Qaeda, Osama bin Laden, que residió en territorio sudanés durante cinco años.

Poco después, Trump anunció que Sudán e Israel normalizarán relaciones, algo por lo que Washington ha estado presionando a Jartum durante los últimos meses, en un paso que las autoridades sudanesas han reconocido que estaba vinculado con la salida de la lista negra.

El Gobierno sudanés necesita imperiosamente salir de la lista para poder acceder a la ayuda de los organismos multilaterales de crédito en medio de una profunda crisis económica que amenaza todo el proceso de transición.

Con la salida de Sudán de la lista de naciones que apoyan el terrorismo, solo permanecerían en ella Irán, Siria y Corea del Norte. 

Con información de EFE