Según la denuncia, reportada por medios oficiales, la candidata incitó al odio luego de que su alianza inscribiera a sus candidatos a presidente y vicepresidenta, diputados ante la Asamblea Nacional

La opositora Alianza Ciudadanos por la Libertad (CxL) denunció este miércoles el arresto e inhabilitación de su candidata a la Vicepresidencia de Nicaragua, la exreina de belleza Berenice Quezada, en medio de una ola de detenciones cuando faltan tres meses para los comicios en los que Daniel Ortega busca la reelección.

Quezada “fue notificada en su casa por las autoridades judiciales y del Ministerio Público, acompañadas por la Policía, que quedaba a partir de ese momento en retención domiciliaria, sin acceso a comunicación telefónica, con restricción migratoria e inhibida de postularse a cargos públicos de elección popular”, señaló la Alianza CxL en una declaración.

La joven de 27 años, que fue Miss Nicaragua 2017 y cuya candidatura había sido inscrita de manera oficial el pasado lunes, “se encuentra actualmente en su casa con custodia policial”, agregó la agrupación.

De momento las autoridades nicaragüenses no han confirmado ni desmentido esa denuncia.

En la víspera, un grupo de ciudadanos que se identifican como “víctimas y familiares del terrorismo golpista de 2018” solicitaron inhabilitar la candidatura de Quezada, por supuesta apología del delito e incitación al odio, ante la gubernamental Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH).

Según la denuncia, reportada por medios oficiales, la exreina de belleza incitó al odio luego de que su alianza inscribiera a sus candidatos a presidente y vicepresidenta, diputados ante la Asamblea Nacional y ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

efe

Quezada dijo a los periodistas que “en Nicaragua las condiciones (electorales) nunca han estado” y que “las condiciones las pone el pueblo. ¿Y cómo las pone?, saliendo a votar”.

También hizo un llamado a votar el 7 de noviembre para demostrar que en Nicaragua no quieren “más dictaduras”, en alusión al Gobierno de Daniel Ortega.

Además dijo que, a su juicio, los nicaragüenses se definieron políticamente tras la revuelta popular que estalló en abril de 2018 por unas controvertidas reformas a la seguridad social y que luego se convirtieron en una exigencia de renuncia del presidente Ortega, debido a que respondió con la fuerza.