El triunfo de Alberto Núñez Feijóo en Galicia y la victoria de Iñigo Urrurtu en el País Vasco dejó un gran perdedor: Unidas Podemos.

Feijóo consiguió 41 diputados. El PNV logró 31 en Euskadi.

Podemos, en cambio, se queda sin representantes en Galicia y pierde la mitad de sus diputados en el Parlamento vasco.