El Gobierno decidió chequear toda la información que aparece en el currículum de Decotelli y suspendió la ceremonia en la que asumiría oficialmente el cargo

El economista Carlos Alberto Decotelli, designado el pasado jueves nuevo ministro de Educación de Brasil, presentó este martes su renuncia, tras un escándalo desatado por unas serie de informaciones falsas que constaban en su currículum.

El propio Ministerio de Educación confirmó la renuncia de quien ha sido el tercer titular de ese despacho, desde que en enero del año pasado, asumió el poder el ultraderechista Jair Bolsonaro, cuyo Gobierno se propone imponer en esa área una agenda de “valores y costumbres” conservadores.

Decotelli fue anunciado como nuevo ministro por el presidente Bolsonaro, quien destacó en sus redes sociales que el economista tenía en su currículum una maestría en la Fundación Getulio Vargas (FGV), un doctorado de la Universidad de Rosario (Argentina) y un postdoctorado en la universidad de Wuppertal (Alemania).

Sin embargo, la universidad rosarina informó de que Decotelli cursó estudios de doctorado en ese centro, pero que su tesis final fue reprobada, por lo que no obtuvo ningún título.

La universidad alemana también explicó que Decotelli cursó unas materias en Wuppertal, pero aclaró que no se trataba de estudios de postgrado y que tampoco tenía título alguno de esa institución.

Para más males, la Fundación Getulio Vargas, reconocido centro de estudios económicos y políticos de Brasil, informó de que abrió una investigación sobre la tesis de maestría presentada por Decotelli, aprobada en su momento, pero sobre la que han surgido sospechas de plagio.

Asimismo, la fundación aclaró que Decotelli, pese a que así decía su currículum, no fue profesor titular de esa institución, en la que sólo ocasionalmente dictó algunos cursos sobre asuntos específicos.

Frente a esas denuncias, el Gobierno decidió chequear toda la información que aparece en el currículum de Decotelli y suspendió la ceremonia en la que asumiría oficialmente el cargo, prevista precisamente para este mismo martes y ahora cancelada definitivamente tras su renuncia.