El Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California informó que los esfuerzos de los bomberos lograron contener 5% de las llamas, por lo que se prevé que continúe activo durante los próximos días

Un incendio forestal en Cherry Valley, un área residencial al este de Los Ángeles, quemó ya más de 10.700 hectáreas desde su inicio el pasado viernes, informaron este lunes 3 de agosto las autoridades locales.

Según la última actualización del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California (CAL FIRE, en inglés), los esfuerzos de los bomberos lograron contener 5% de las llamas, por lo que se prevé que continúe activo durante los próximos días.

En concreto, el incendio carbonizó ya 10.703 hectáreas (26.450 acres).

En un comunicado, las autoridades consideraron que el fuego estaba “muy activo” durante este domingo por la noche y el lunes por la mañana, cuando “múltiples focos” estallaron en el lado norte del perímetro.

“La actividad del fuego está impulsada principalmente por el bajo contenido de humedad de la vegetación, combinado con altas temperaturas y baja humedad relativa. Estas condiciones contribuyen al comportamiento activo del fuego, tanto de día como de noche”, describió el CAL FIRE.

Hasta el momento, unas 7.800 personas han sido desalojadas de sus casas en Cherry Valley, una comunidad situada en el condado de Riverside, un número que no ha crecido en las últimas horas.