Sobre la vacunación, afirmó Etienne que casi 78 millones de personas se han vacunado en el continente, principalmente en Norteamérica

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió que la región aún no está fuera de peligro, pese a la disminución de los contagios de COVID-19 en el continente americano.

“El COVID-19 sigue sin darnos tregua. El lunes, la región de las Américas registró el 50% de los casos mundiales y el 65% de las muertes en el mundo”, afirmó la directora general de la OPS, Carissa Etienne, en una conferencia de prensa virtual.

La experta llamó la atención sobre el hecho de que durante la última semana más de un millón de personas se enfermaron con coronavirus y 34.000 murieron a causa del virus.

“Hace unos días, Estados Unidos alcanzó un hito trágico: más de medio millón de personas han muerto por complicaciones de COVID-19”, lamentó, y destacó que esas pérdidas son un amargo recuerdo del dolor y sufrimiento que ha provocado la pandemia en esa zona del mundo.

Hace apenas un año, dijo, Brasil notificó su primer caso de COVID-19 y, desde entonces, más de 10 millones de brasileños y casi 50 millones de personas se han infectado en las Américas con este virus. “Esto representa aproximadamente la población total de Colombia”, agregó.

En tal sentido, aseveró que las repercusiones por las altas tasas de muertes serán duraderas para las familias, las sociedades y la economía de la región durante mucho tiempo.

Por otra parte, indicó que “deben pasar meses para que veamos el impacto de las vacunaciones sobre la tasa de infecciones por COVID-19, incluso en lugares como Estados Unidos, donde las campañas de inmunización han estado activas ya por semanas”.