El fin último de las actividades es reducir la desnutrición y la exclusión social, promover la empleabilidad, la educación y el emprendimiento, así como proporcionar material sanitario a las comunidades

La fundación española aprobó 10 millones de euros en su presupuesto extraordinario para contribuir con la supervivencia frente a la situación de emergencia y crisis socioeconómica en América Latina.

Son 47 proyectos los que la organización planea apoyar, beneficiando a 168.000 personas de 18 países. La entidad trabaja especialmente con las áreas de acción social, educación, el arte y la cultura.

Para llevar a cabo estas jornadas, MAPFRE se unió con 5.000 voluntarios y 167 entidades sociales, entre las que destacan CESAL, Médicos del Mundo y el Instituto Rede Mulher Empreendedora.

El fin último de las actividades es reducir la desnutrición y la exclusión social, promover la empleabilidad, la educación y el emprendimiento, así como proporcionar material sanitario a las comunidades.

Desde el mes de febrero, la fundación europea comenzó a distribuir la Caja Alimentaria en Argentina, Brasil y México. A través de este programa se otorgan suplementos nutricionales a niños menores de 10 años.

Asimismo, MAPFRE trabajará codo a codo con el Banco de Alimentos de México para repartir 25.000 paquetes alimenticios, que recibirán familias necesitadas cada 15 días.

En Perú, la fundación contribuirá con tres iniciativas que equivalen a medio millón de euros. El aporte será para agricultores, madres y educadores.

Por otro lado, “contribuirá a la recuperación económica de las familias en situación de vulnerabilidad, con especial atención a las mujeres de seis de los países de Latinoamérica con peores cifras de desempleo, entre ellos Brasil, México y Uruguay, además de proyectos educativos en Chile y Nicaragua”, según EFE.

Otro llamativo proyecto tiene que ver con la entrada al mundo laboral de personas con discapacidad en once regiones del continente. Además, Costa Rica, Honduras, Perú y Venezuela recibirán insumos médicos para proteger y rehabilitar a personas de tercera edad.

Según reporta la entidad, el total de los aportes económicos realizados a Latinoamérica es de 45 millones de euros distribuidos en 27 países.

Con información de EFE