Argentina y México habían anunciado esta semana un acuerdo para producir la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford

Ecuador se sumó este domingo a los países interesados en producir una vacuna contra el nuevo coronavirus, que afecta especialmente a Latinoamérica con más de seis millones de contagios, mientras en una Europa temerosa de una segunda ola Italia cerró sus discotecas.

El coronavirus se ha cobrado la vida de 766.646 personas en el mundo y contagiado a más de 21,5 millones. En los últimos siete días, casi la mitad de las muertes han ocurrido en Latinoamérica y el Caribe, donde se registran 240.194 fallecidos desde el inicio de la pandemia, según un balance de AFP basado en datos oficiales.

Esta región del mundo sumaba 6.114.634 de contagios hacia las 04H00 GMT del lunes.

Ante un virus que no da tregua, la esperanza pasa por una vacuna.

Ecuador, uno de los países latinoamericanos más golpeados por la pandemia con más de 100.000 casos, manifestó este domingo su interés de fabricar la vacuna contra la COVID-19.

“Ecuador también está en la capacidad de fabricar las vacunas contra la COVID-19, al igual que Argentina, Colombia y México, que han manifestado su interés en producirlas”, aseguró el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, a través de un comunicado.

Argentina y México habían anunciado esta semana un acuerdo para producir la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

La evolución de la anunciada Sputnik V, la vacuna contra la COVID-19 de Rusia, también mantiene en vilo al mundo, aunque con escepticismo por parte de Occidente, que avanza en diversos proyectos propios.

La excepción es Brasil, que sigue un camino diversificado, con acuerdos que incluyen la vacuna rusa.

El sábado, el Ministerio de Salud ruso informó que ya se logró producir el primer lote de Sputnik V.