Biden, quien fue investido presidente de EEUU el pasado 20 de enero, se puso como objetivo en sus primeros 100 días tener 100 millones de vacunaciones, cifra que luego subió a 150 millones

La Administración del presidente de Estados Unidos (EEUU), Joe Biden, garantizará que todas las personas que se encuentran en el país, incluidos los migrantes indocumentados, tengan acceso a la vacuna contra la COVID-19,dijo este jueves, 28 de enero, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

“Como Administración, creemos que hay que garantizar que todas las personas que se encuentran en EEUU, los migrantes indocumentados también, por supuesto, deben tener acceso a la vacuna”, aseguró Psaki.

La portavoz del gobierno de Biden consideró que esto, en primer lugar, “es moralmente correcto, pero garantiza también la seguridad de las personas en el país”.

Sin embargo, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Ron Klain, ha alertado sobre la ausencia de un plan de distribución de dosis por parte de la pasada Administración de Donald Trump, mientras la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky, admitió que uno de los mayores problemas que encaran en este momento es que no puede decir “cuántas vacunas” tienen.