Hasta el momento en América acumula más de 63 millones de casos de la enfermedad, se han suministrado 384 millones de vacunas, de las cuales aproximadamente 221 millones corresponden a la primera dosis y el resto a la segunda, de acuerdo con el reporte que entregó este viernes la Organización Panamericana de la Salud

América recibió más de 500 millones de vacunas contra la COVID-19 lo que, sin embargo, no ha garantizado el acceso equitativo a la población, especialmente de países como Guatemala, Honduras y Venezuela, cuyos bajos porcentajes de inoculación preocupan.

A la fecha, los Gobiernos del continente tienen en su poder aproximadamente 503 millones de dosis de los distintos biológicos que fueron aprobados por las autoridades sanitarias, según los reportes que suministraron desde que comenzaron las campañas de vacunación.

A pesar de que la cifra es significativa, si se tiene en cuenta que la población de América es de 1.002 millones de habitantes, el ritmo es dispar y agudiza día a día el abismo entre naciones pobres y ricas.

“En América Latina, a diferencia de América del Norte, el proceso de vacunación es lento frente a la velocidad con la que avanza la COVID-19”, dijo a Román Vega, profesor del Instituto de Salud Pública de la Pontificia Universidad Javeriana, de Colombia.

Las razones de la demora, explicó el experto, “son multifactoriales”, pues hay aspectos de “carácter global, como la crisis sanitaria en la India” y la lentitud en la entrega de las dosis por parte de las farmacéuticas, y de “carácter nacional”, como las negociaciones que cada país realizó con las compañías y dificultades logísticas.

Continente de contrastes

Pese a los contratiempos, hasta el momento en América, que acumula más de 63 millones de casos de la enfermedad, se han suministrado 384 millones de vacunas, de las cuales aproximadamente 221 millones corresponden a la primera dosis y el resto a la segunda, de acuerdo con el reporte que entregó este viernes la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

A la cabeza en la vacunación en esta región se encuentra Estados Unidos, cuyo total de dosis aplicadas asciende a 243.489.829. De estas, explicó la OPS, 94.078.548 corresponden a segundas dosis.

Además, 8.247.496 personas recibieron la vacuna de Johnson & Johnson, que necesita una sola aplicación.

Por su parte, Uruguay superó las 2 millones de dosis inoculadas, la mayoría de ellas de la primera aplicación de la vacuna anglo-sueca AstraZeneca, la china Coronavac o la estadounidense Pfizer, mientras que más de 770.000 recibieron ya la segunda, lo que da que 35,04% de la población total recibió al menos la primera dosis mientras que 22,01% completo la inoculación.

En contraste, Honduras ya ha aplicado 64.369 vacunas, de las cuales 61.411 son la primera dosis y 2.755 la segunda. Asimismo, 203 habitantes han obtenido el inmunizante monodosis.

Por su parte, Guatemala reporta 168.367 inoculaciones, distribuidas en 166.469 de primera vez y 1.898 de la segunda ocasión.

Y, en el caso de Venezuela, la OPS informó que hasta hoy van 230.000 vacunas aplicadas, sin más especificaciones.