Aseveran que la transmisión del patógeno podría ocurrir durante ese periodo, incluso si la persona ya no manifiesta síntomas de la enfermedad

El organismo de una persona que haya contraído la COVID-19 podría continuar transmitiendo el coronavirus SARS-CoV-2 hasta 90 días después de la infección, advirtió este martes, 15 de septiembre, Anna Popova, directora del Servicio Federal de Rusia para la Supervisión de la Protección y el Bienestar del Consumidor (Rospotrebnadzor).

La jefa de la entidad precisó que “nuestras observaciones actualmente indican hasta 48 días, mientras que en el extranjero existen hasta de 90 días”.

“Una persona que ya no presenta síntomas, que se siente perfectamente y que tiene una sangre con todos los indicadores perfectos, sin embargo emite el virus desde la nariz”, indicó.

Sin embargo, Popova no especificó cuáles son las probabilidades de que esa persona pueda infectar a los demás.