Las autoridades nacionales tomaron tales consideraciones como “parte de los esfuerzos por controlar el brote”

El Gobierno de China emitió un protocolo en el cual informó que los fallecidos a causa del coronavirus no podrán ser enterrados donde deseen sus familiares, así como tampoco podrán tener funerales de despedida.

Detalló la Comisión Nacional de Salud, el Ministerio de Asuntos Civiles y el Ministro de Seguridad Pública que los cadáveres deberán ser incinerados en una funeraria designada por el Gobierno y no podrán ser transportados a diferentes regiones de donde ocurra el deceso.

Asimismo, los cuerpos deben ser tratados por personal especializado, deben ser desinfectados y guardados en una bolsa sellada.