Quienes violen la norma serán sancionados con multas que dependerán de la rareza de la especie consumida

Las autoridades de la ciudad china de Shenzhen, situada en la provincia de Cantón, aprobaron este miércoles 1 de abril una resolución legislativa que prohíbe el consumo de animales silvestres a partir del 1 de mayo, y que únicamente permite comer carne de pollo, vaca, cerdo, cordero, conejo, burro, pato, ganso, paloma y codorniz, entre otros animales domésticos y aves de corral incluidos en un registro oficial sobre la alimentación.

Los perros y gatos dejarán de ser de uso culinario de los residentes locales, al igual que las serpientes, las tortugas, las ranas.

A finales de enero, China prohibió temporalmente el comercio de animales silvestres en todo el país, tras el brote del nuevo coronavirus, que se originó en un mercado de Wuhan, donde vendían mariscos y animales exóticos.