El mandatario de Brasil criticó también al papá de la alta comisionada de Naciones Unidas para los DDHH

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien mantiene una cruzada ideológica contra todo lo que considera “comunista”, ha incluido entre los blancos de sus ataques a la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

La expresidenta de Chile fue objeto de un durísimo ataque por parte del líder de la ultraderecha brasileña, después de que, desde su cargo en las Naciones Unidas, expresó críticas a la situación de los derechos humanos y a la violencia policial en Brasil.

“Señora Michelle Bachelet: Si no fuera por el personal de (Augusto) Pinochet, que derrotó a la izquierda en 1973, entre ellos a su padre, hoy Chile sería una Cuba”, dijo Bolsonaro, quien además apuntó: “Nos acusa de que no estamos castigando a los policías que matan gente en Brasil”, pero “está defendiendo los derechos humanos de los vagabundos”.