Si Lukashenko no abandona hasta la medianoche del domingo la presidencia tras 26 años en el poder, la oposición llamará a una huelga nacional a partir de este lunes en todas las empresas nacionales, a bloquear las carreteras y a boicotear las tiendas estatales

Más de 100.000 bielorrusos salieron este domingo, 25 de octubre, a las calles de Minsk y otras ciudades del país en el undécimo domingo de protestas antigubernamentales y en el llamado “Día del ultimátum del pueblo” a Alexandr Lukashenko, para que abandone hasta la medianoche el poder y libere a todos los presos políticos.

“Hoy a las 23:59 hora local (20.59 hora GMT) vence el plazo del ‘Ultimátum del Pueblo’, y, si no se cumplen las demandas, los bielorrusos iniciarán una huelga nacional“, advirtió la líder de la oposición en el exilio, Svetlana Tijanóvskaya, en Telegram.

El pasado día 13, la que fuera la principal rival de Lukashenko en las elecciones presidenciales del pasado 9 de agosto, dio 12 días al mandatario para que presente su dimisión, libere a todos los presos políticos y ponga fin a la represión policial.

La embajada de EEUU en Minsk, emitió el viernes pasado una alerta para sus ciudadanos ante el temor de que pueda haber enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes a partir del lunes, y ha recomendado evitar actos masivos y a reunir un “suministro de al menos tres días de alimentos, agua, medicinas y dinero en efectivo”.