Tomás Socías: El Gobierno puede cambiar rápido de operador tras detención de Alex Saab

José Gregorio Yépez

El analista señala que la fórmula adoptada por Maduro ha sido a cambiar petróleo por salud con sus aliados internacionales en especial China, Rusia, Irán y Cuba. “Las sanciones no han sido de por sí efectivas en Venezuela. Por una u otra razón el Ejecutivo tiene formas y maneras de saltarlas”

Tomás Socías flota dentro del mundo empresarial y su trabajo se ha concentrado en entender cómo se mueve el Gobierno de Maduro y los factores de poder del chavismo. Es asesor de empresas y diseña estrategias para enfrentar la coyuntura que vive el país.

Tuvo experiencias como ministros en la llamada cuarta república y por ello también es conocedor de cómo pueden manejarse los hilos del poder.

Considera que el Gobierno ha logrado saltarse las sanciones y frente a la pérdida que significa la detención en Cabo Verde de Alex Saab, uno de sus operadores estrellas, indica que “no ve problemas. El Gobierno ha podido cambiar rápidamente” cuando confronta problemas de este tipo.

Rafael Briceño Sierralta

-¿Cuál es su visión del manejo de la pandemia y la economía?

-Al interior del Gobierno se da el debate entre la salud y la economía como si existiera una división entre estos factores, cosa que no es cierta. Puedes salir con vida de la pandemia pero quebrado y sin ingresos, eso tampoco es sano. El Gobierno se empeña en esta contradicción por su vocación y conceptos ideológicos. Hay que conseguir un equilibrio y en función de eso entendió que había que abrir los sectores ordenadamente. Con las normas adecuadas podría haberse acelerado la participación, la dinámica económica y el regreso paulatino al trabajo.

-Pero los casos de contagio vienen creciendo y el Gobierno de Maduro disparó las alertas.

-La flexibilización debió hacerse más temprano y de forma paulatina. Al abrir los sectores juntos en 15 días hubo mucho más gente en la calle y más peligro. Sin embargo, quiero reconocer que Venezuela tiene dos elementos de apoyo importante que es China con su apoyo en equipos y tecnología por una parte, y por otra, la logística cubana en el casa por casa y el manejo del coronavirus.

-¿Eso es gratis?

-No. Venezuela ha cambiado petróleo por salud. Con las limitaciones para la venta del crudo ha conseguido esta fórmula. Esto ha empujado y le ha permitido salvarla de algunas situaciones y en este caso está protegida por el coronavirus. Es posible que haya dificultades, pero el apoyo de estos dos países hacen prever que no debe haber un peligro mayor. Ojalá el peligro no se concrete ,porque si no volveremos a las restricciones por más problemas por los contagios: Vamos a salir vivos, pero quebrados.

-¿Cuáles son los estímulos que debe recibir la economía?

-Se ha creado un daño muy grande. La pandemia, muchos días sin trabajar, las fábricas no estaban produciendo. Esto sumado a los problemas como el control de precios y de cambio que hicieron mucho daño.

-El tema cambiario y de precios se ha flexibilizado.

-Al levantarse en septiembre el control de cambio comenzó a mejorarse considerablemente la actividad económica. Pasó diciembre y para marzo 33% del país estaba dolarizado lo que dinamizaba la economía, pero llega la pandemia. Con los resortes de libertad cambiaria y de ajuste de precios se proyecta una mejoría en el segundo semestre de este año, pero falta un elemento: El encaje legal que era del 100% fue bajado a 92% pero debería estar en el 64%. Se ha perdido tiempo en tomar esta decisión. Los bancos no pueden prestar y al mismo tiempo la actividad financiera del país está paralizada. Las economías se activan con el crédito.

Socías se detiene en su conversación y pone énfasis en un tema que siempre le ha preocupado, incluso cuando fue Ministro de Fomento por allá en 1991: Los precios.

“En marzo pasó algo muy grave porque el Ejecutivo se asustó con el ajuste de la moneda y anunció precios concertados. Ciertamente esta vez se hizo con la sensatez de referenciarlos al dólar, pero es muy importante entender que no puede haber controles de precios porque esto no permite que las fábricas produzcan”.

-Usted habla de “aflojar” el encaje legal. El argumento del Gobierno apunta a que esto expande la disponibilidad de dinero que va tras el dólar y alimenta la hiperinflación.

-Vamos a tener una economía inflacionaria y con ajustes en el tipo de cambio por unos meses porque la economía no está estabilizada. Deben cerrarse las importaciones de bienes terminados. En septiembre era importante porque no estaban produciendo las fábricas y había que abastecer el mercado.

-Pero ahora tampoco producen y con pandemia menos…

-Se va activar, pero para ello necesita cerrar la importación de productos terminados que se producen en el país y eso debe ser gradualmente. La medida no puede hacerse como siempre hace el Ejecutivo tomando las decisiones sin consultar. Las plantas lograron comprar sus repuestos e insumos y podremos tener una mejoría leve de la economía, fruto de que se pudo traer la maquinaria.

-¿Cómo complica al Gobierno la detención de Alex Saab en Cabo Verde, perdiendo así uno de sus mejores operadores?

-Yo creo que era un conocedor de los mecanismos comerciales. El Estado había encontrado un buen operador que manejó las sanciones para evitar caer y enredarse en ese tema. No habrá alteración en el suministro para Estado. El Gobierno tiene muchos operadores y ha sabido cambiar rápidamente cuando ha tenido problemas con un barco o con un producto que no ha podido llegar. No veo un problema grave.

-Era su operador estrella. Así lo han dicho.

-Pero el Ejecutivo tiene 11 países amigos que lo han salvado entre los que destacan China, Rusia, Irán, Turquía y la India. El Gobierno es capaz de cambiar rápido de operador.

-¿Esto no inhibe a los demás operadores?

-Las sanciones no han sido de por sí efectivas en Venezuela. Por una u otra razón el Ejecutivo tiene formas y maneras de saltarlas. Eso ha sido la experiencia, no hay razones para pensar que no va ha seguir saltándolas. ¿Podrá ahorcar una potencia como Estados Unidos apretando las sanciones? Hasta ahora no ha podido. El proceso electoral en Estados Unidos puede influir. Trump venía ganando, pero ahora se le han generado problemas: los disturbios y el coronavirus. Si esto le complica la vida, Trump apretará a Venezuela para congraciarse con Florida y pueden darse una acciones más fuertes que no se han dado. Si ganan los demócratas se le baja la presión a Maduro.