Los inversores y especuladores pagan para encontrar compradores en momentos en que las capacidades de almacenamiento llegan a su límite en Estados Unidos

La Bolsa de Nueva York cerró este lunes con una fuerte caída, tras el desplome sin precedentes en los precios del barril de petróleo de referencia en Estados Unidos.

El Dow Jones cayó 2,44% a 23.650,44 puntos y el Nasdaq cedió 1,03% a 8.560,73 puntos. En tanto, el índice ampliado S&P 500 bajó 1,79% a 2.823,16 unidades.

El derrumbe de los precios del petróleo en Nueva York arrastró a la bolsa, que venía de dos semanas de alzas consecutivas.

La cotización del crudo llegó este lunes a niveles históricos: los inversores y especuladores pagan para encontrar compradores en momentos en que las capacidades de almacenamiento llegan a su límite en Estados Unidos.

El barril de crudo WTI, que se intercambiaba a 60 dólares por unidad a inicios de año y a 18,27 dólares el viernes por la tarde, se hundió por completo este lunes y terminó en negativo, a -37,63 dólares. 

Esto significa que muchos pagan para deshacerse de este crudo, muy caro de almacenar.

“Precios petroleros excepcionalmente bajos son señal de una actividad económica débil”, explicó  Peter Cardillo, de Spartan Capital Securities.

Sin sorpresas, las grandes corporaciones petroleras forman parte de los valores que cayeron este lunes:  Occidental perdió 7,6%, Chevron 4,1% y Exxon Mobil  4,7%.

Otros grandes nombres de la bolsa como Bo