Si el gobierno de Maduro no se cree capaz de hacer una moneda propia “lo más factible es que dolarice de verdad, eurice, yuanice o tenga que recurrir a otra moneda extranjera para resolver el problema”, señala el economista Manuel Sutherland. Más de 60% de las transacciones se realizan en dólares, indica el presidente de Consecomercio, Felipe Capozzolo

Todos los precios se marcan en dólares en los comercios venezolanos. Una de las acciones del reemplazado ministro de Finanzas, Simón Zerpa, fue despenalizar el uso de divisas. Pero al no haber una dolarización asumida desde el ejecutivo, el consumidor parece llevarse la peor parte.

La Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) comenzó fiscalizaciones en comercios para verificar, entre otros aspectos, la utilización de la tasa cambiaria establecida por el Banco Central de Venezuela (BCV) para usuarios que prefieran pagar en divisas. Los ajustes de precios se han hecho por presunto incumplimiento del precio máximo de venta al público solo en los 27 rubros priorizados.

En esta dolarización de facto el más afectado es el pueblo, afirma una dirigente del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Su lectura de la realidad es que el dólar lo pone un factor externo, no el Estado, y ese factor externo el que marca la pauta de los precios.

La otra cara de la moneda la muestran los comerciantes, porque insisten en que todo lo adquieren con el dólar como referencia. La vida en Venezuela transcurre en dólares.

El jueves 10 de septiembre el tipo de cambio se cotizaba en 360 mil bolívares por dólar, y en las calles del centro de Caracas te lo cambiaban a 340 mil.

La vida en dólares parece disfrazar la hiperinflación, que según la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional supera el 1.000 % en lo que va de 2020. Por ejemplo, una pieza de baño puede costar 15 dólares. Suena razonable, si los tienes, y 15 se escucha mejor que 6 millones.

El economista Manuel Sutherland considera que más que una dolarización lo que hay es la destrucción del bolívar, que se expresa con el proceso de hiperinflación que comenzó en 2017. Por eso la gente recurre al dólar como una forma de ahorro, explica a contrapunto.com.

Si el gobierno de Maduro no se cree capaz de hacer una moneda propia “lo más factible es que dolarice de verdad, eurice, yuanice o tenga que recurrir a otra moneda extranjera para resolver el problema”, señala Sutherland. Pero el ejecutivo de Maduro no construye una política monetaria que permita tener una moneda estable, y tampoco dolariza, por lo que está en un perenne limbo “en el cual no se tiene una cosa ni otra”.

Felipe Capozzolo considera que la dolarización dinamiza las transacciones. Foto: Alonso Calatrava Rumbos

Más de 60% de las transacciones en el país se realizan en dólares, confirmó a contrapunto.com el presidente de Consecomercio, Felipe Capozzolo. “La dolarización es un proceso que se dio de forma espontánea, el ciudadano de a pie fue el que comenzó a utilizar el dólar como moneda de cambio en Venezuela”, subrayó. “La dolarización beneficia la economía, dinamiza las transacciones; puede ayudar a que estabilice la inflación por ser una moneda estable y no manipulable”. 

Según su análisis esta es la primera vez en varios años “que el venezolano puede tener una moneda y seguir teniéndola en valor”.