América Latina es el actual epicentro de la epidemia que ha dejado más de 6,3 millones de casos y cerca de 380.000 muertos en todo el mundo

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó sobre posibles rebrotes de la Covid-19 en América Latina, después de que varios países de la región flexibilizaran el confinamiento, entre ellos Brasil, que superó los 30.000 fallecidos por coronavirus.

“La semana pasada hubo 732.000 casos nuevos en todo el mundo, y de estos, más de 250.000 ocurrieron en países latinoamericanos, una preocupación seria que debería servir como un llamado de atención para redoblar nuestros esfuerzos”, advirtió Carissa Etienne, directora de la OPS, la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En Brasil, el país más afectado en la región con unos 555.000 casos y más de 31.000 muertos, el estado de Sao Paulo reanudó el lunes 1 de junio actividades como gestiones inmobiliarias y ventas en centros comerciales. Río de Janeiro permitió, a partir de este martes, ir a lugares de culto y practicar deportes acuáticos como el surf y la natación, con la obligación de mantener el distanciamiento social.

“La situación en Brasil es delicada y estamos muy preocupados, porque lo que hemos visto es un aumento de los casos y de la mortalidad en la última semana”, dijo el director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la OPS, Marcos Espinal.

Otros de los países latinoamericanos más afectados por la epidemia, como México, Perú y Ecuador han anunciado pasos más o menos importantes hacia un desconfinamiento.

“Debemos ser cuidadosos. Mi consejo es que no se reabra demasiado rápido, o se corre el riesgo de un resurgimiento”, dijo Etienne.

La OPS se mostró también preocupada por Nicaragua, donde el gobierno no ha impuesto ninguna cuarentena, pese al aumento del número de casos y fallecimientos en las últimas semanas.

Por otra parte, en Italia, el presidente del Banco Mundial, David Malpass, dijo que la economía mundial enfrenta pérdidas “abismales” y que la recuperación se verá obstaculizada por la escasez de recursos.

Según Malpass, la recesión global llevará a 60 millones de personas a la pobreza extrema, aunque la sombría proyección probablemente empeorará a medida que avanza la crisis.

Italia aboga por la reanudación coordinada de los desplazamientos dentro de Europa a partir del 15 de junio, que implicaría una recuperación, a escala continental, del turismo, sector clave para su economía.

En Francia, los cafés y restaurantes volvieron a abrir este martes, en una nueva etapa del desconfinamiento iniciado en gran parte de Europa.

Los franceses recuperaron también este martes la libertad de viajar a cualquier punto del área continental del país.

En España, uno de los países más afectados por la pandemia con 27.127 decesos, no se anunció ningún fallecido por COVID-19 por segundo día consecutivo.

Mientras Europa parece haber dejado atrás lo peor, sus países tratan de salvar una parte de la temporada turística de verano.