Este jueves los productores de crudo se reúnen en una cita marcada por el temor a que una oferta excesiva del “oro negro” provoque un fuerte abaratamiento del barril en 2020.

Una profundización del recorte de producción de petróleo vigente desde enero, que aumentaría de 1,2 a 1,6 millones de barriles diarios (mbd), o una prórroga del período de su validez más allá de abril, son dos de los asuntos que los mercados esperan que aborden en las reuniones de la Opep y sus aliados (Opep+), que comienzan este jueves 5 de diciembre en Viena.

La 177 Conferencia Ministerial de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), sería además la última en la que participa Ecuador, si se confirma la salida del país andino del cartel a partir de enero próximo.

La cita está marcada sobre todo por el temor a que una oferta excesiva del “oro negro”, causada principalmente por el bombeo récord del petróleo de esquisto de EEUU, provoque un fuerte abaratamiento del barril en 2020.

Arabia Saudí, el mayor exportador mundial de crudo y líder natural de la Opep, tiene especial interés en fortalecer la salida a Bolsa de Aramco, su petrolera estatal, según indican diversas fuentes bajo el anonimato.

Un recorte “más profundo, pero no demasiado drástico, es lo preferido por cierto número de miembros de Opep”, aseguró a la prensa el Ministro iraquí del Petróleo, Zamer al Ghadban, tras llegar la víspera a la capital austríaca.

Entre los socios “claves” que estarían a favor de retirar esos 400.000 barriles adicionales al día a partir del 1 de enero de 2020, está Arabia Saudí, además de Irak, admitió Al Ghadban.

No obstante, el Ministro saudí de Energía, el príncipe Abdelaziz bin Salman, declinó este miércoles en Viena especificar la posición de su país en estas negociaciones, mientras su homólogo kuwaití dijo que no tiene conocimiento de una propuesta para retirar más barriles.

Los titulares de la Opep deberán alcanzar primero, un consenso que necesita ser aprobado al día siguiente también por los diez países productores independientes aliados, entre ellos, Rusia y México.

Al Ghadban, si bien se mostró confiado en que se llegaría a un acuerdo para profundizar el recorte, admitió la posibilidad de un eventual fracaso de sellar ese pacto con Rusia y los demás aliados.

“Se estudiarán varios escenarios”, dijo a la prensa.

Eso sí, dio por seguro que “como mínimo” se acordará ampliar la validez del recorte vigente (1,2 mbd), que vence el 30 de marzo de 2020, un punto sobre el que se habrían puesto ya de acuerdo los países árabes del Golfo.

Se espera que el pacto se prolongue (profundizado o no) al menos hasta fines de junio de 2020.

¿Es insuficiente el recorte actual?

“1,6 mbd ya era una alternativa discutida en diciembre del año pasado, pero en ese momento algunos países no lo aceptaron, especialmente los no (miembros de la) Opep, así que adoptamos por la versión más baja, de 1,2 mbd”, recordó el ministro iraquí.

Pero ese volumen resultó sin embargo “insuficiente”, debido a una demanda mundial de petróleo “más baja” de lo previsto, estimó.

Además, el efecto deseado de evitar una oferta excesiva y apuntalar los precios, fue en gran parte contrarrestado por un fuerte incremento de la producción rival.

Cuando se reunió la Opep+ hace un año, el precio del barril había caído a menos de 60 dólares en pocas semanas, tras haber llegado a superar en octubre los 86 dólares, que no se veía desde mediados de 2014 y que hasta ahora no ha vuelto a recuperar.

El precio del barril de Brent, la principal referencia internacional, ha fluctuado en lo que va de año entre 54 y 75 dólares, y actualmente se ubica en torno a 60 dólares.