El experto petrolero consideró discriminatoria la exigencia del Carnet de la Patria para acceder al subsidio de combustible

El economista y experto petrolero José Toro Hardy considera que el aumento de la gasolina se debió realizar hace mucho tiempo, pero se retrasó tanto que ahora “tienen un impacto brutal” en los venezolanos.

En entrevista con el programa Vladimir a la Carta de Vladimir Villegas, indicó que hace mucho tiempo debió aumentar el precio del combustible, entre otras cosas porque el país es cada vez más dependiente de la importación de gasolina puesto que las refinerías venezolanas ya no las producen y el Estado no está en condiciones de afrontar el subsidio y el costo de importación.

Sin embargo, considera que se retrasó tanto este aumento que ahora “tienen un impacto brutal” en los venezolanos. Explicó que la gasolina subsidiada subió 45.000.000%, al pasar de 0,0001 a 5 mil bolívares, y la premium incrementó 190.000.000%, de manera que el impacto es demoledor en una economía que está en una situación de devastación.  

Igualmente se mostró más preocupado por el requerimiento del Carnet de la Patria para acceder al subsidio de la gasolina. “Me parece una discriminación impresionante, violatoria de la Constitución, que a unos venezolanos por tener el Carnet de la Patria se le dé un tipo de subsidio, es una preferencia y eso expresamente lo prohíbe la Constitución”, recalcó.

Aseguró que el carnet de la Patria es un “instrumento político partidista”, por lo que rechazó que se le otorgue preferencia a alguien por ser favorable al Gobierno.

Asimismo, cuestionó la sostenibilidad del nuevo sistema de distribución de combustible, porque nuestras refinerías no están produciendo gasolina y la importación es cada vez más difícil.

Con relación a la recuperación de refinerías, fue enfático en aseverar que las refinerías no se pueden reparar por parches. “Trataron de hacerlo con la refinería El Palito, canibalizaron otras piezas de otras refinerías para reactivarlo pero eso no es fácil”, dijo.

Sobre ese caso, dijo que repararon algunas plantas pero no pudieron activar la de Craqueo Catalítico, “el corazón de la refinería”, y advirtió que una colaboración de Irán en la reactivación de las refinerías no es sencillo debido a la calidad del petróleo venezolano en comparación con el del país persa.

Indicó que se requiere mayor capacidad técnica para refinar el crudo de Venezuela, por lo que dudó de la capacidad de reactivar las necesidades nacionales con piezas iraníes. “A lo mejor ponen a funcionar parcialmente las refinerías y pueden obtener algunos barriles pero dudo mucho que puedan producir a capacidad”, señaló.