Los habitantes del municipio continuaron aglomeràndose este viernes en grandes colas y las compras nerviosas siguen siendo las protagonistas

En el quinto día de cuarentena en el Municipio Baruta, Contrapunto realizó un recorrido en donde pudimos percatarnos que las pequeñas dimensiones de los locales que expenden alimentos, acompañadas de las estrechas calles, hacen difícil guardar la distancia entre las personas de la forma recomendada en las medidas para combatir el COVID-19.

Debido a lo observado en nuestro recorrido, se hace difícil el cumplimiento de las normas para prevenir el coronavirus, al menos de tener un plan que permita cierta cantidad de personas en los establecimientos y disminuir el número dentro de los mismos. 

Se pudo observar a los cuerpos de seguridad, llevando el mensaje a la ciudadanía de mantenerse en casa, pero las aglomeraciones seguían intactas en horas de la mañana. Sin embargo, en parques y avenidas se pudo ver como la ciudad se ha quedado sola. 

Asimismo, en la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, en Baruta, la imagen de Cristo Atado, se observa en la ventana superior de la iglesia que permanece cerrada, los fieles se acercan, rezan una oración, extienden sus plegarias y se retiran.

Cabe destacar que hasta el momento, Baruta es el municipio más afectado por el coronavirus chino en toda Venezuela, por lo que la recomendación principal sigue siendo permanecer en sus hogares y recordar que los establecimientos seguirán abriendo, por lo que evitar el pánico es fundamental.