“Los anuncios de medidas para apuntalar el crecimiento económico no tienen impacto en la generación de empleos, lo cual sí lo pueden hacer las empresas existentes si se reducen los costos impositivos y de servicios públicos”, enfatiza Vicente Brito, presidente de la Red

Aunque los voceros públicos aseguran haber tomado medidas para favorecer la economía, la Red por la Defensa al Salario, la Propiedad y la Constitución asegura que lo único que se ha hecho es aumentar los tributos y las tarifas de los servicios públicos.

“Observamos como voceros públicos insisten en promover las actividades económicas en el país, destacando las altas potencialidades que poseemos, así como las medidas adoptadas para facilitar el crecimiento de los distintos sectores productivos, manifestando su complacencia por los resultados obtenidos en el primer semestre del 2022”, refiere el presidente de la Red, Vicente Brito.

Pero “para el empresario que se ha sostenido y mantiene sus empresas operativas, muchas de ellas con pérdidas acumuladas, la realidad es que las decisiones públicas asumidas son netamente de carácter tributario y aumento elevado de los servicios públicos”, lo que pone “a un importante número de empresas en dificultades financieras que, según voceros de los gremios empresariales, las conduce a su desaparición”.

Brito señaló que en 2022 “los impuestos nacionales y municipales han tenido incrementos considerables; al compararlos con cualquiera de los países de la región, los nuestros son los de mayor aumento en lo que va de año. Esto, unido al costo creciente de los servicios públicos (electricidad, agua, aseo urbano) han creado una situación compleja para buena parte de las empresas privadas nacionales”.

Recordó que normalmente “estos incrementos impositivos y de servicios públicos forman parte del costo de los productos que se ofrecen y que el consumidor termina pagando, lo cual es difícil realizar por las empresas ya que el poder adquisitivo existente para la mayoría de las familias limita la capacidad de consumo”.

Para el presidente de la Red “los anuncios de medidas para apuntalar el crecimiento económico no tienen impacto en la generación de empleos, lo cual sí lo pueden hacer las empresas existentes si se reducen los costos impositivos y de servicios públicos a niveles que no limiten la capacidad de crecimiento de las empresas y no causen mayores precios de los productos de consumo”.