“Está demostrado que el Gobierno no está actuando responsablemente en función de la protección de los derechos humanos, especialmente el de la salud”, señaló el presidente del organismo, Leonardo Palacios

La Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas instó a todos los sectores a presionar para conseguir un plan de vacunación contra la COVID-19.

“Son necesarias acciones urgentes, para exigir una vacunación masiva. Hay que lograr que el gobierno entienda, acepte, propuestas como la de Fedecámaras, que es transparente, organizada, no politizada, institucional y sobre todo con la vocación y la propuesta de concertar, con los sectores institucionales, multilaterales y nacionales, para lograr parte del paliativo que representa esa primera etapa de vacunación”, subrayó Leonardo Palacios, presidente de la cámara.

Palacios pide no quedarse de brazos cruzados esperando los efectos negativos de la pandemia y llama a ejercer presión institucional para conocer qué pasa con el proyecto de vacunación, para que haya vacunas para todos, para aliviar el duelo, el pesimismo e incertidumbre del ciudadano por no tener acceso a la inmunización. “Estamos hablando de institucionalidad, estamos hablando de espacios donde cada quien desde su responsabilidad asuma las riendas de lo que corresponde. Al Gobierno le corresponde gestionar el interés público, gestionar el bloque de competencias que constitucional y legalmente le ha sido asignado, al gobierno le corresponde actuar conforme a un principio de transparencia, responsabilidad y protección de los derechos humanos. Está demostrado que el Gobierno no está actuando responsablemente en función de la protección de los derechos humanos, especialmente el de la salud”.

El presidente de la Cámara de Caracas reitera que el sector privado monolíticamente tiene disposición de ayudar a enfrentar este grave problema de salud pública, como lo ha hecho con la aplicación de protocolos de bioseguridad y protegiendo a trabajadores, clientes y usuarios de contagios sin tener reciprocidad por parte del gobierno, sin medidas empáticas a favor del empresariado.