“La crisis financiera de 2008 y la del COVID-19 han evidenciado una vez más las limitaciones de los mercados y la necesidad de buenas instituciones públicas y organismos de cooperación internacional”, afirmó durante el evento en línea con el cual la CAF celebró sus 50 años

La crisis de la COVID-19 reabrió la discusión sobre el mercado y el Estado. Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, señala la limitación del primero y la necesidad del segundo.

“La crisis financiera de 2008 y la del COVID-19 han evidenciado una vez más las limitaciones de los mercados y la necesidad de buenas instituciones públicas y organismos de cooperación internacional. CAF es un modelo a nivel global; su éxito en los últimos 50 años ha inspirado el esfuerzo por crear bancos de desarrollo en otros lugares, así como a académicos e investigadores a entender por qué los bancos de desarrollo pueden y tienen tan importante impacto y contribución en el bienestar de la población”, explicó Stiglitz durante su ponencia magistral en el evento en línea: Claves para repensar el presente y futuro de América Latina, organizado para conmemorar los 50 años de CAF

El balance entre el progreso social y el rendimiento de los inversionistas que aportan recursos para fomentar la ejecución de proyectos de largo plazo en la región es uno de los pilares de los bancos de desarrollo y uno de los logros de CAF a lo largo de sus 50 años, destacó. El Premio Nobel agregó que hoy es más necesario su rol para enfrentar los desafíos generados por la pandemia del COVID-19.

Stiglitz aseguró que los gobiernos y los bancos de desarrollo juegan un rol fundamental ante las limitaciones de los mercados en temas estratégicos como la crisis por el COVID-19, el cambio climático y la desigualdad, entre otros.

El Premio Nobel de Economía agregó que una de las claves de los bancos de desarrollo es su perspectiva a largo plazo, teniendo en cuenta la disparidad entre el rendimiento social y privado, y que desempeñan un papel muy importante para responder a los desafíos del cambio climático y velar por el desarrollo sostenible. “Uno de los problemas para cerrar las brechas en infraestructura en América Latina es el acceso a recursos y CAF juega un rol estratégico para atraer recursos para este sector, acceso a la tecnología y capital humano especializado”, puntualizó.