La reunión entre el Ministerio de Comercio y los bodegones no deja de ser contradictoria, porque estos locales trabajan con productos importados, señaló el analista financiero Henkel García, director de la firma Econométrica.

Hace falta incentivar la producción nacional, y a medida que Venezuela sea capaz de producir más en suelo nacional el poder de compra del salario aumentará, reiteró.

A su juicio, los bodegones “se van a quedar por un tiempo” porque atienden a un nicho del mercado.

Pero es un fenómeno contrastante porque buena parte del país está en pobreza, mientras en estos locales se ven productos importados y rodeado de ciertos lujos. “Probablemente veremos algún redimensionamiento” de estos locales, comentó en entrevista con Unión Radio.